jueves, 24 de marzo de 2011

LA PARALELA

Tras una intensa temporada, ayer La Paralela quiso poner el broche final a un campeonato marcado por las lesiones, las derrotas y un estilo de juego que ha ido mejorando con el transcurso de las semanas. "Nadie dijo que fuera fácil" apuntó Javier Benedicto, capitan del equipo azulón, al finalizar el encuentro. Y razón no le faltaba cuando en septiembre se complicó la temporada debido a las ausencias de muchos jugadores en las grandes citas. Partidos en los que se llegó a jugar sin apenas cambios en los 40 minutos y que requerían una intensidad de juego digna de una final de Copa. Pero si a todo ello se le suma el flaco favor que los árbitros han hecho a este equipo, parece un milagro incluso que hayan terminado el campeonato.

El comienzo de la Liga estuvo marcado por el desorden en el terreno de juego y la escasa forma física de todos los miembros del equipo, que no fueron capaces de ganar un partido hasta que tras 5 jornadas, un gol de doble penalti a favor de La Paralela en el último minuto de partido, sumaba los 3 puntos que bien valían la permanencia momentánea. A pesar de los rumores publicados por la federación, en los que se acusaba al presidente de la Paralela de comprar los últimos partidos de Liga, la sentencia resultó favorable para el equipo de Román, que tuvo que despedir a 3 de sus jugadores para sanear las deudas que arrastraba desde el mes de Octubre. Fue así como el equipo capitaneado por Bene se echó a la espalda toda la responsabilidad y el compromiso con su afición, y jugó el último tramo del campeonato con tan sólo 6 jugadores, estando uno de ellos lesionado de la uña del dedo gordo del pie derecho. Aún así, La Paralela pudo disputar la Liga de Bronce, en la que 6 equipos se jugaban la mejor plaza de los peores resultados. Algo que su capitán calificó como "la única forma de camuflar esta bochornosa temporada".

Empezaron sumando 3 puntos tras 40 minutos de sufrimiento, en los que dos jugadores fueron amonestados y el guardameta azulillo llegó con 10 minutos de retraso al estadio. Cuando parecía que el viento soplaba de cara en los Play off de la Liga de bronce, el equipo fue sancionado con 3 puntos por la no asistencia a su tercer encuentro. "Hice todo lo posible por untar al árbitro, pero la mala organización y las nuevas tecnologías pudieron con nosotros" fue lo que dijo Javier Benedicto, capitán del equipo y cantante del grupo de rap Mentenguerra.

Finalmente, el día 22 de Marzo La Paralela acudió a jugar su último partido de la temporada en casa. Puntualidad, ilusión y caras de concentración a la hora de disputar un partido que podía suponer el segundo puesto de la categoría. Pero de nuevo la suerte no estaba de cara, y el equipo contrario no llegó a presentarse en el estadio de Ventillas. Fue entonces cuando La Paralela se dirigió al centro del campo y mirando a su afición, arrancó con un aplauso de agradecimiento a la grada, que respondió coreando los nombres de los jugadores. Así se cerró una temporada mágica en la que se sufrió para salvar la categoría, en la que los goles encajados superaron con creces a los marcados, y en los que los post partidos tuvieron mayor protagonismo que los partidos. Pero como se ha dicho siempre "Lo que escuece cura"