martes, 3 de enero de 2012

PAPELERA DE RECICLAJE

En estas fechas tan señaladas, al igual que otros años, me resulta mucho más cómodo cagarme en la puta madre de algunos que brindar por lo que nos depara. Siempre me han hecho mucha gracia los cachondos que sueltan un "virgencita, virgencita que me quede como estoy". A mí sin embargo todo me viene de golpe el día de Nochevieja. La madrugada de Nochebuena entre copa, café y puro, se lo contaba a un amigo. Nochebuena y Navidad son para dar abrazos, besuquearse, pegarse una buena jamadita y estar con la familia, el que la tenga. Sin embargo el vasito de cianuro me lo tomo el 31 cuando faltan unos minutos para dar las uvas. Cuando los que tengo alrededor están pelándolas, felicitándose por el móvil o atacándole al turrón, yo prefiero ir acordándome uno a uno de todos/as los hijos de puta que me han acompañado a lo largo de los 365 días, y en mayor o menor medida, me han jodido un poquito el año. Es un ejercicio que recomiendo. Abres alguna heridita que escuece, pero el truco está en hacerlo a las 23:45, para no dedicarle más de 10 minutos a tanto cabrón. Luego cierras el archivo, extraes el disco duro, reseteas la memoria ram, y vuelves a conectarte con una copita de champán. No hay rencor, es ley de vida. Por fortuna el camino está lleno de hijos de perra. Sólo tienes que encontrarlos, reconocerlos y mandarlos a la papelera de reciclaje. FELIZ 2012 a todos!!