martes, 18 de noviembre de 2014

Save Canary Islands

Hey, vosotros!! Cabrones del petróleo!! Porqué no dejáis de intentar mostrarnos a todos vuestro poder? Porqué no os medís las pollas a ver quién la tiene más grande en privado? Porqué no cogéis los petrodólares y os los metéis por el culo si es que os caben? Largaos ya de aquí, esto no es una cuestión de Estado, ni tan siquiera de un mercado que estáis destruyendo poco a poco! Quizás porque nunca hayáis pensado el desastre con el que estáis colaborando mamones! Pero cuando vuestros nietos vayan a la playa y quieran ver peces, ballenas o delfines, tendréis que decirles que eso ya no existe, que esos animales pertenecen a los cuentos, y que se extinguieron porque gente como vosotros no quiso evitarlo! Estoy cansado de que nos toméis el pelo! Iros todos a la mierda!



viernes, 7 de noviembre de 2014

Aquí, en la orilla

Con el tiempo te das cuenta de que las cosas hechas con cariño y despacio tienen mucho más valor. Que a veces no tiene ningún sentido correr si no sabes donde está la meta. De hecho llega antes aquel que va andando y disfrutando de cada paso, sabiendo siempre dónde quiere llegar aunque apenas conozca el camino. Muchos corren. Ahora la gran mayoría. Otros, que son pocos, han decidido ir a pie. Y ése es el caso de Gary, un australiano que conocí el otro día en la playa de la Barceloneta, poniendo parafina a su tablón del 77. Era de su abuelo, tócate los huevos…

Gary trabaja a ratos, conforme le van saliendo cosillas. Dice que a diferencia de la mayoría con los que se cruza a diario, él ha decidido vivir, y no sobrevivir. El tío está contento, y me flipa ver cómo se toma su tiempo extendiendo la parafina, como si tuviera todo el día. Mientras, son las 9:30 de la mañana y el pico de Tyson se empieza a llenar como de costumbre cuando hay un metro pasado. Yo aún ando fastidiado de la rodilla así que no me queda otra que ver el baño desde la orilla y hablar un rato con Gary. Lo primero lo hago bastante jodido, lo segundo encantado. Habla un correctísimo español, y sólo lleva 2 años viviendo en Barcelona. También chapurrea algo de catalán y francés. Ha vivido en Biarritz, donde aterrizó hace 5 años, y montó "una garita para shapear tablas". Cobraba poco para lo bien que lo hacía. Y eso que no era de los de chapa y pintura… Más tarde vino a Barcelona porque fue el lugar donde se conocieron sus padres, y él dice que está seguro de que también le "dieron vida" aquí. El tío vive tranquilo, allí mismo, en el barrio de la Barceloneta. Hace lo que le gusta; viaja, vive y surfea… Luchó contra el cáncer y salió! Y desde entonces simplemente VIVE. Y es que efectivamente y con el permiso de Paul Roberts, "Todos los hombres mueren. Solo unos pocos viven"

Nos vemos pronto Gary!