viernes, 6 de marzo de 2015

Ciudad del viento

Este finde pasado tuve la suerte de viajar a Zaragoza, que hacía tiempo que no lo hacía. Pero esta vez fue diferente porque fui con Carla, para enseñarle la ciudad y presentarle a algunos de mis colegas que aún no conocía. También iba para visitar a mi abuelo, que con sus 84 años sigue siendo un chaval… debe de estar en los genes!!

Lo bueno de ir a Zaragoza es que siempre tiene sorpresas guardadas!! Y esta vez me la tenía reservada a mí!! Cuando llegamos a media tarde ya pudimos darnos cuenta de que el tiempo de la ciudad era lo más parecido a Mordor. Un viento que tiraba a la gente al suelo, y el Ebro bajaba acojonantemente grande!! Creo que no lo había visto así nunca! Creo que Carla no se atrevió a bajar la ventanilla por si hacía efecto vela, y salíamos disparados! La cosa se animó, y como no podía ser de otra manera nos fuimos de pinchos para enseñarle la zona del Tubo, mítica calle de muy buen comer… y muy buen beber!! Los chavales saben de lo que hablo.

Hacía muchísimo que no veía a algunos de mis colegas, y cuando nos pasa eso, nos emocionamos y entre batallitas y mofadas, las birras van cayendo solas… Y así terminamos en el Bonanza. ¿Qué es el Bonanza? Un garito al que me niego siempre a ir por su garrafón tóxico, pero que mis amigos son clientes Vips. Fotos de tetas en la pared, servilletas en el suelo y algún jamón colgando de la barra. Reconozco que es muy auténtico, pero es peligrosísimo terminar allí, y más con Dani Palos!!! Es lamentable que con 29 tenga que reconocer esto, pero en mi grupo de amigos tenemos la "norma" de no despedirnos cuando nos marchamos, y seguimos recurriendo a las bombas de humo. Si consigues zafarte sin que nadie se de cuenta, eres todo un héroe! Y así lo hicimos, aunque Carla no entendía nada, pero le dije que había que correr sin mirar atrás!!! Muy bueno!!!!

Al día siguiente también había jaleo… Mis padres no querían quedarse cortos y nos llevaron de vinos por lo viejo, casi con el café y la tostada en la boca!! Pero había que tirar de oficio! No hubo turismo, fuimos al lío. Pincho, caña, tapa y vino. Y de ahí a la siesta, y de la siesta al cumple de Clarita! Una amiga de mi infancia del cole a la que quiero mucho! Allí nos juntamos grandes clásicos en un bar que había alquilado con catering de bebida y comida! Estaba montado de puta madre, y la compañía era la hostia! Ángela, Natuca, Javi, Goyo, Dani y gente que hacía más de 10 años que no veía y le tenía perdida la pista! Buenos recuerdos, mejores Gintonics… Y claro, pasa lo que pasa, noches alegres-mañanas tristes. Pillé una indigestión que me tuvo en la cama con fiebre hasta las 8 de la tarde!! Así no!!! Nos jodió buena parte del turisteo que tenía pensado pero eso tiene su lado bueno. Ahora estamos obligados a volver pronto para recuperarlo!!! Un beso enorme a Carla por su paciencia de enfermera y sus ganas siempre de pasarlo de lujo!!!