viernes, 24 de abril de 2015

De aquí para allá

Hoy sin comerlo ni beberlo me he encontrado con mi yo del pasado. Ese que te recuerda Facebook en forma de Efemérides con un "Hey Carlos, mira dónde estabas hoy hace dos años", y ahí estaba yo efectivamente. Viajando por Oaxaca con una mochila y una tabla!

Estos dos años me han cundido bastante. He sido coctelero en la playa, guía de naturaleza por la UAB y hasta dueño de mi propio negocio, un restaurante de comida italiana. Si no pruebo cosas nuevas me sale urticaria. Necesito tener la sensación de miedo de vez en cuando porque sino me aburro. Lo que viene a ser la cuerda floja, el límite, soltar amarras… Casi siempre lo hago en forma de deporte, aventura o viaje. Interrailes, Caminos de Santiago, Maratones o rutas en solitario. Todo esto siempre condimentado con una buena dósis de humor y alegría, como parte de mi ADN.  Por suerte todo me ha ido bien hasta ahora, o al menos ese es mi modo de verlo. Quizás porque soy optimista por naturaleza, o porque vengo entrenándolo desde pequeño cuando mi madre me pedía que le contara mi día de forma positiva antes de dormir. Todo se miraba siempre de forma positiva, era la clave!Y es que hasta en el colegio los castigos tenían su puntito…

Si tuviera que echar mano del pasado, algo que no me gusta hacer, tendría que hacer un sincero homenaje en forma de birra a muchas personas que han pasado por mi vida en los últimos años y que me han hecho un tío un poco mejor, o más completo diría yo. De hecho hace unos días, mi colega Santi, amigo de la infancia y que ahora vive en "a tomar por culo", me comentó que pasaba por aquí de vez en cuando a leer y echarse unas risas. Me gusta que mis amigos entren sin llamar, como si fuera mi casa, la puerta está siempre abierta para ellos. Es a veces mi forma de estar en contacto con muchos de ellos que están lejos. De hecho una de las cosas que haría si tuviera dinero y tiempo, sería visitar a cada uno durante unos meses y por supuesto abusando del sofá-cama, como siempre. Empezando por España, en Madrid, Bilbao y Mallorca, y siguiendo por Holanda, Turquía, Nueza Zelanda, Estados Unidos, Mexico, Colombia, Panamá, Chile… Pero ahora vivo en Barcelona, y en mi cuenta corriente hay para hacer pocos kilómetros. Hasta el Delta del Ebro aproximadamente, y sin peajes por supuesto. Allí es donde nos vamos Carla y yo el finde que viene a probar una ruta de kayac-BTT que me regalaron mis amigos por mi cumpleaños. El veranito, el buen tiempo y las actividades al aire libre ya están aquí. Incluyo las cervezas al sol como "outdoor". De hecho no contemplo una actividad al aire libre sin una birra fresca de premio por el esfuerzo. A veces en lata, otras veces en jarra, y otras en botellín. Pero birra al fin y al cabo. Oro líquido en definitiva.




No hay comentarios:

Publicar un comentario