viernes, 24 de junio de 2011

Odio eterno al fútbol moderno

Querido Rey Mago de Oriente:

Este año no he sido muy bueno, así que imagino que me tocará sufrir una temporada más para salvar el culo en primera. Sin embargo, te escribo porque me gustaría decirte lo muy hijo de puta que eres, y el daño que estás haciendo a los que nos gusta el fútbol. Desde que llegaste a la Rosaleda con tus putos numeritos en el palco, estoy cogiendo más asco al equipo que presides. Bendito día el que decidiste pasearte por la costa del sol, y quisiste abandonar el desierto de Qatar por la arena de Marbella. Cambiaste las carreras de camellos por un deporte en el que algunos llevamos muchos años sufriendo. Pero tú que vas a saber de éso, gilipollas! Te has convertido en el salvador de una ciudad, comprando un club que cada día se parece más a un circo. Me imagino que estarás en contacto con el cabrón de Florentino Pérez, que te aconsejará acerca de cómo reventar el mercado mundial del fútbol. Por eso este año, sólo te pido que tú, tus millones y tus mercenarios como Joaquín, Van Nistelroy o Toulalan, descendáis a segunda división. Entonces verás que en España con el fútbol no se juega. Y tendrás que aguantar a más de 50.000 borregos sacando pañuelos y pidiendo tu dimisión. De repente los que eran tus fieles escuderos se convertirán en tus verdugos. Ver a tu empresa jugar a las 3 de la tarde contra el Leganés, te aburrirá tanto que desearás haber invertido todo tu capital en una firma de cruceros de lujo. Pero entonces, a una de tus 20 mujeres le dará por aficionarse a la moda, y harás la maleta para emprender un nuevo viaje. Comprarás una franquicia de alto standing en París, y dejarás a una afición huérfana de espíritu, sin jugadores y endeudada hasta el cuello. El resto de equipos seguiremos peleando, pasándolas canutas y comprando los resquicios de ese equipo, que un día fue el proyecto de un jeque de Qatar.

Un cariñoso y afectivo saludo,

Carlos