jueves, 28 de enero de 2016

Regreso al presente

Tras unas navidades de amigos, familia y compromisos llega la hora de ponerse las pilas de nuevo. Resetear los excesos, volver a pensar en proyectos y conectar con objetivos. No soy muy de hacer propósitos en enero porque ya me parece tarde. Soy así, impaciente por naturaleza. Me flipa, mas que escribir propósitos, marcarme objetivos. Y suelo hacerlo en septiembre, a la vuelta de vacaciones. Así que enero me pilla ya bastante rodadito.

Este año lo tuve muy claro. Organización. Desde siempre, podría decir que desde pequeñito, uno de mis grandes retos es la organización y gestión del tiempo. Soy un tío repleto de hobbies e inquietudes, casi siempre relacionados con el deporte, y además en espacios abiertos. Jodido cuando vives en una ciudad, pero no imposible. A su vez los colegas, pilar fundamental para engrasar la máquina. Birrismo, risas y alguna noche complicada. Tengo la suerte de tener un núcleo duro de amigos de la infancia que siempre, siempre están ahí. Los necesites o no, siempre ahí. Y enchufarse unas cañas en el tubo un día a la semana es sinónimo de cargar pilas. Gloria bendita!!

Otro de mis pilares básicos y por el que vivo es Carla. Y además, vive en otra ciudad. Esto implica organizar a primeros de mes un cuadro de mando lleno de escapadas de fin de semana, puentes e incluso escapadas en el día a Barcelona para verla. Mi agenda de notas es un jodido cristo de tachones, planes y jeroglíficos.

Mi familia, con la que de momento vivo, es una gozada. Todo sencillo. Podría decir que gracias a mis padres ahora mismo vivo mejor que la Monarquía. Mi madre es posiblemente una de las mejores cocineras de este país aunque no tenga ninguna estrella michelín. Y mi padre un consejero de la vida que siempre me devuelve ese punto de racionalidad a mis impulsos. Echo de menos a mi hermana, pero también aprovecho para visitarla cuando paso por Barcelona.

Después, como valor añadido, hay que meter en ese cuadro de mando el curro. Pero de momento ese timming no es negociable. Son un mínimo de 8 horas al día. Lo que sí es negociable aunque todavía no lo consigo es el madrugón para irme a correr temprano, antes de ir a trabajar. Estoy en ello. El trabajo representa una manera de aprender, mejorar y ganarme la vida. Una vida que disfruto a tope fuera de las oficinas.

Toda esta organización y gestión del tiempo me ha servido para darme cuenta de que tengo unos poquitos segundos libres antes de irme a la cama para pensar. Recapacitar y asumir que esto es efímero, que no dura para siempre. Y que como dijo Ortega y Gasset "lo que define a una persona son sus intenciones".

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Coger aire

Colegas, Carla y familia, lo mejor sin duda de la navidad. Recuerdo desde pequeño que me encantaban estas fechas porque nos juntábamos todos. Hoy sigo pensando lo mismo. Primas al otro lado del océano, mi hermana en Barcelona, amigos repartidos por el mundo y los de aquí, que aunque vivamos en la misma ciudad no podemos vernos siempre. Mucha comida, también mucha bebida, unos días de vacaciones y un "gracias" que cada año suena más sincero. Además este año viene Carla en nochevieja y eso lo convierte en aún mejor!! Recuerdo fin de año del 2014 en Sancu, surfeando al punto de la mañana en barceloneta y cenando en Valldoreix con las amigas de Carla. Muy agusto!!! Qué buena gente!!

También reconozco que es una época jodida para mucha gente. Especialmente los que tienen muy poco calor en sus casas. Los que no pueden pelearse en la cena de nochebuena porque no tienen con quien hacerlo. Aquellos que a unos pocos metros de nuestras casas deciden entonar un villancico en solitario, tomar las uvas con un desconocido y rezar para que el nuevo año les traiga por lo menos un poco de suerte. Personas para las que el día de los Santos Inocentes dura 365 días, promovido por un Gobierno y una sociedad que mira para otro lado cuando alguien pide ayuda. Tarjetas regalo, rebajas, cotillones e ibuprofenos. Así hemos decidido montarnos una fecha que nos cuadra a pedir de boca con una esquiadita en la montaña, una farra, o una botella de Moet. Es el backoffice de las fiestas, la moneda de cambio del consumo y la autodisculpa por nuestro duro año de trabajo. Mientras nos empeñamos en seguir ocultando nuestras mentiras, nuestras debilidades y nuestros miedos. Miedo a dar un abrazo fuerte a un colega, a responder el teléfono a un familiar o a abrir la puerta a un desconocido. 

Todos los años hago la misma propuesta que termina deshaciéndose. Y si pasamos de regalos y hacemos algo que de verdad aporte? Y si en lugar de inundar nuestras casas de papel celofán, las llenamos de cariño, gente y REALIDAD? supongo que esta idea "podemita" se le escapa a la mayoría de nuestros familiares, comerciantes y hosteleros. Pero ahora en serio, qué cojones hacemos con la navidad? Creo que con la mierda que tenemos encima ya no cabe mirar para otro lado. Lo siento pero no. Y el que decida seguir haciéndolo, se convierte conscientemente en un cómplice de la desigualdad, la frivolidad, la injusticia y el derroche, que solo parece que nombramos cuando hablamos de la clase política que nos representa. Y es que lo pienso hace mucho tiempo, tenemos la sociedad que hemos decidido tener. Con el sistema que lo respalda y sus extraños dogmas de convivencia. Así que en definitiva no sé a dónde viajan mis propuestas, pero sigo haciéndolas cada año y llevándolas a cabo en mayor o menor medida. Echar una mano, arrimar el hombro, comprometerse o simplemente ser consciente de la vida que vivimos pero que no hemos sido libres de elegir. 

No me queda otra que brindar por vosotros, y por nosotros... FELIZ NAVIDAD


martes, 6 de octubre de 2015

Keep going

Perdonad la ausencia pero he estado muy desocupado durante una temporada y muy ocupado en otra. Suena bastante raro, pero desde el traspaso de Baffetto han pasado cosas bastante chulas por aquí... Mis últimos meses en Barcelona estuvieron dedicados a un curso de Mobile Marketing y a mi novia cuando podía verla, porque trabajaba. Ya había tenido la sensación de irme de una ciudad cuando dejé Madrid después de dos años, pero esta vez era diferente. Ni mejor ni peor, solo diferente.

Dos años en Barcelona habían dado para mucho. Para vivir en casa de mi hermana y sus compañeros de piso mientras me sacaba el título de guía de naturaleza por la UAB. Para emprender mi propio negocio en Sant Cugat mientras vivía con mi mejor amigo. Para traspasar mi propio negocio mientras vivía en un pisito del Raval con mi hermana. Y para conocer a Carla, esa chica rubia que venía todos los viernes a la pizzería preguntando por mí. Durante este tiempo he sido muy muy feliz y guardo un especial cariño a esta maravillosa ciudad. Sus increíbles atardeceres desde el mirador de Sarriá, sus paseos en bici por la barceloneta en Septiembre, con un toque a "Venice" europeo, que ya lo quisieran muchas ciudades Europeas. Sus amaneceres para surfear paseando por el Forum, sus vinos por el Borne, y sus espectaculares "calles museo". Me encanta su gente, su clima y su comida, aunque especialmente su repostería... #gloriabendita

Algo que nadie ha conseguido aún es que me haga del Barça, y la verdad que eso lo veo complicado. Pero sí que he ido al Camp Nou en una ocasión y lo cierto es que es un campazo de auténtico lujo. Otra cosa que me flipa de Barcelona es la facilidad de escape que tienes para hacer cualquier plan. En primavera-verano tienes una costa impresionante. Costa Dorada o Costa Brava, aunque conozco mejor la primera, visité con Carla la Costa Brava esta primavera cayendo por error en un Curhotel lleno de ancianos y obesos mórbidos que era lo más parecido a un capítulo de Ben&Hill. En las termas nos miraban como si fuésemos los ángeles de Victoria Secret. (Yo incluído)

Ahora he vuelto a Zaragoza una temporada por temas de curro, aunque sigo yendo casi todos los findes a Barcelona a ver a Carla y a mi hermana, que vive independiente y a Zaba... Como siempre pasa, cuando no tienes algo, terminas echándolo mucho de menos. Pero aquí también se está de puta madre! A pesar de un verano muy jodido de curro y de calor, he hecho planazos que tengo que contar:

- Me fui un finde con Carla a Zarautz a pillar olas, y aunque era la primera vez que Carla acampaba, tengo que reconocer que parecía una veterana. Lo que nunca falta en mis expediciones a los campings, es el grupo de tocahuevos de la parcela de al lado. Esta vez, igual que con Frodo en Cantabria, todo acabó mal.Tuvieron que largarlos del camping después de un sinfín de quejas por hacer botellón, fumar canutos, y encender la música del coche a toda hostia.

- Celebramos el primer aniversario de despedida de Zaba. Es una nueva modalidad que recomiendo. Si algún año no hay bodas en el grupo, algo que empieza a parecer complicado, es necesario organizar aniversarios de despedidas. Aunque este año no fue tan heavy como el anterior, hay gente que sigue dejando el rectorado de la universidad muy alto. Y además, siempre es un placer viajar con los alicates que tengo por amigos.

- Fui a visitar a mi ahijada a Bilbao, y comprobé que efectivamente el enano cada año está en peor forma física. No pasa de la orilla, y cuando lo hace es hasta donde toca pie. Sin embargo me pareció un lujo poder darme esos baños con un gran amigo y tomar unas cuantas cervezas viendo anochecer en algunas de esas playas que no me acuerdo del nombre.

- Por último, es importante decir que aunque no tenía pinta de que se fuera a poder... Ha habido surfari de verano! Nos fuimos a Lanzarote Pachi, Cucho, Carreras y yo! y eso fue cojonudo. Alquilamos una autocaravana una semana para recorrer la isla, y a pesar de que no tuvimos mucha suerte con las olas, hay anécdotas e historias buenísimas.... Hostión incluído con una furgoneta! Estas cosas tienen que pasar en un viaje con colegas! Importante un buen seguro!!



viernes, 24 de abril de 2015

De aquí para allá

Hoy sin comerlo ni beberlo me he encontrado con mi yo del pasado. Ese que te recuerda Facebook en forma de Efemérides con un "Hey Carlos, mira dónde estabas hoy hace dos años", y ahí estaba yo efectivamente. Viajando por Oaxaca con una mochila y una tabla!

Estos dos años me han cundido bastante. He sido coctelero en la playa, guía de naturaleza por la UAB y hasta dueño de mi propio negocio, un restaurante de comida italiana. Si no pruebo cosas nuevas me sale urticaria. Necesito tener la sensación de miedo de vez en cuando porque sino me aburro. Lo que viene a ser la cuerda floja, el límite, soltar amarras… Casi siempre lo hago en forma de deporte, aventura o viaje. Interrailes, Caminos de Santiago, Maratones o rutas en solitario. Todo esto siempre condimentado con una buena dósis de humor y alegría, como parte de mi ADN.  Por suerte todo me ha ido bien hasta ahora, o al menos ese es mi modo de verlo. Quizás porque soy optimista por naturaleza, o porque vengo entrenándolo desde pequeño cuando mi madre me pedía que le contara mi día de forma positiva antes de dormir. Todo se miraba siempre de forma positiva, era la clave!Y es que hasta en el colegio los castigos tenían su puntito…

Si tuviera que echar mano del pasado, algo que no me gusta hacer, tendría que hacer un sincero homenaje en forma de birra a muchas personas que han pasado por mi vida en los últimos años y que me han hecho un tío un poco mejor, o más completo diría yo. De hecho hace unos días, mi colega Santi, amigo de la infancia y que ahora vive en "a tomar por culo", me comentó que pasaba por aquí de vez en cuando a leer y echarse unas risas. Me gusta que mis amigos entren sin llamar, como si fuera mi casa, la puerta está siempre abierta para ellos. Es a veces mi forma de estar en contacto con muchos de ellos que están lejos. De hecho una de las cosas que haría si tuviera dinero y tiempo, sería visitar a cada uno durante unos meses y por supuesto abusando del sofá-cama, como siempre. Empezando por España, en Madrid, Bilbao y Mallorca, y siguiendo por Holanda, Turquía, Nueza Zelanda, Estados Unidos, Mexico, Colombia, Panamá, Chile… Pero ahora vivo en Barcelona, y en mi cuenta corriente hay para hacer pocos kilómetros. Hasta el Delta del Ebro aproximadamente, y sin peajes por supuesto. Allí es donde nos vamos Carla y yo el finde que viene a probar una ruta de kayac-BTT que me regalaron mis amigos por mi cumpleaños. El veranito, el buen tiempo y las actividades al aire libre ya están aquí. Incluyo las cervezas al sol como "outdoor". De hecho no contemplo una actividad al aire libre sin una birra fresca de premio por el esfuerzo. A veces en lata, otras veces en jarra, y otras en botellín. Pero birra al fin y al cabo. Oro líquido en definitiva.




viernes, 6 de marzo de 2015

Ciudad del viento

Este finde pasado tuve la suerte de viajar a Zaragoza, que hacía tiempo que no lo hacía. Pero esta vez fue diferente porque fui con Carla, para enseñarle la ciudad y presentarle a algunos de mis colegas que aún no conocía. También iba para visitar a mi abuelo, que con sus 84 años sigue siendo un chaval… debe de estar en los genes!!

Lo bueno de ir a Zaragoza es que siempre tiene sorpresas guardadas!! Y esta vez me la tenía reservada a mí!! Cuando llegamos a media tarde ya pudimos darnos cuenta de que el tiempo de la ciudad era lo más parecido a Mordor. Un viento que tiraba a la gente al suelo, y el Ebro bajaba acojonantemente grande!! Creo que no lo había visto así nunca! Creo que Carla no se atrevió a bajar la ventanilla por si hacía efecto vela, y salíamos disparados! La cosa se animó, y como no podía ser de otra manera nos fuimos de pinchos para enseñarle la zona del Tubo, mítica calle de muy buen comer… y muy buen beber!! Los chavales saben de lo que hablo.

Hacía muchísimo que no veía a algunos de mis colegas, y cuando nos pasa eso, nos emocionamos y entre batallitas y mofadas, las birras van cayendo solas… Y así terminamos en el Bonanza. ¿Qué es el Bonanza? Un garito al que me niego siempre a ir por su garrafón tóxico, pero que mis amigos son clientes Vips. Fotos de tetas en la pared, servilletas en el suelo y algún jamón colgando de la barra. Reconozco que es muy auténtico, pero es peligrosísimo terminar allí, y más con Dani Palos!!! Es lamentable que con 29 tenga que reconocer esto, pero en mi grupo de amigos tenemos la "norma" de no despedirnos cuando nos marchamos, y seguimos recurriendo a las bombas de humo. Si consigues zafarte sin que nadie se de cuenta, eres todo un héroe! Y así lo hicimos, aunque Carla no entendía nada, pero le dije que había que correr sin mirar atrás!!! Muy bueno!!!!

Al día siguiente también había jaleo… Mis padres no querían quedarse cortos y nos llevaron de vinos por lo viejo, casi con el café y la tostada en la boca!! Pero había que tirar de oficio! No hubo turismo, fuimos al lío. Pincho, caña, tapa y vino. Y de ahí a la siesta, y de la siesta al cumple de Clarita! Una amiga de mi infancia del cole a la que quiero mucho! Allí nos juntamos grandes clásicos en un bar que había alquilado con catering de bebida y comida! Estaba montado de puta madre, y la compañía era la hostia! Ángela, Natuca, Javi, Goyo, Dani y gente que hacía más de 10 años que no veía y le tenía perdida la pista! Buenos recuerdos, mejores Gintonics… Y claro, pasa lo que pasa, noches alegres-mañanas tristes. Pillé una indigestión que me tuvo en la cama con fiebre hasta las 8 de la tarde!! Así no!!! Nos jodió buena parte del turisteo que tenía pensado pero eso tiene su lado bueno. Ahora estamos obligados a volver pronto para recuperarlo!!! Un beso enorme a Carla por su paciencia de enfermera y sus ganas siempre de pasarlo de lujo!!!

sábado, 24 de enero de 2015

Quién madruga...

En Barcelona cuando hay olas es un festival. Es lo que tiene ser la ciudad más cosmopolitan de Europa, que cuando algo se pone de moda, es complicado resistirse. Hoy en día se pueden incluso ver papelitos de "imparto clases de surf" y un número de teléfono pegado en una farola. Para el que da clases, vende o arregla tablas o tiene una escuela, no está mal del todo. Digo del todo porque como todas las tendencias, en dos años quedarán los restos, o al menos eso espero. Pero qué hay de los que simplemente nos gusta coger unas olitas antes de currar? Que efectivamente, tienes que ir antes de currar. Las posibilidades son pequeñas. O entras temprano a las 8 de la mañana con una rasca de narices, o te arriesgas a jugarte la vida. Poca broma. El otro día se me quedaron las sábanas pegadas y me fui al agua con el forfait de mediodía. Es una experiencia llegar a un pico que no levanta el metro pasado y juntarte con 34 personas de todas las edades y gustos. Había un par de cursillos con corchopanes de 3 metrazos, bodys, paddelsurfers, algún bañista y lo último, kayaks! Cuando remonté al pico estuve a punto de preguntar quié era el último, por aquello de no crear tensiones. Hacía solecito y el agua estaba fresquita, pero qué cojones, ahí estábamos todos! Los del kayak me hacen mucha gracia. Van con casco y chaleco salvavidas, sin embargo te pegan unas saltadas que a ver quién se pone en medio con esos trailers. Después están los retrodancers de los tablones sin leash. Queda bonito, pero no llevar invento con 35 personas en el agua es un poco cabrón. Y entre medio los de siempre y algún rezagado que llega tarde. Y claro, pasa lo que pasa. Qué ocurre cuando comparte una ola un kayak con un body, un tablonero y un paddel? Que hay bofetadas! El tablonero pierde el tablón, el kayak se come al body y el paddel se salta la ola. Unos cuantos gritos, algún mal rollo que otro y después a tomar el vermú! Son las 13 del mediodía en Barcelona, pero de qué me quejo? Eso sí, el próximo día me pondré dos alarmas!!

martes, 16 de diciembre de 2014

Feliz Navidad

Hace poco una persona a la que conozco muy bien me preguntó si me emocionaba con facilidad, y le contesté que no soy de lágrima fácil, pero no me canso de emocionarme con algunas cosas por muy simples que parezcan. Me emociono de admiración sobre todo, no sé porqué, pero ver a alguien luchar es una sensación que me sigue pareciendo incomparable. Me da igual que sea por una meta profesional, deportiva, personal, de salud o simplemente por principios. Me encanta ver a la gente luchar por alguna razón, aunque la desconozca o no la comparta. Esas personas que creen con firmeza que conseguirán eso que tanto ansían. Ese pundonor y esa raza. Ese "no tirar la toalla" aunque todo se ponga cuesta arriba. Sobre todo, ese "aquí están mis cojones". Me gustan los golpes en la mesa, la rabia y el sudor gota a gota persiguiendo un reto. Me encanta lo que no queda en un "demasiado complicado para ser real". Me flipan "los imposibles". No puedo evitarlo. Y me apasionan los que están dispuestos a hacerlos posibles. Joder, admiro a los que lo intentan hasta la saciedad. A pesar de caerse una vez tras otra. Incluso a pesar de que no lo consigan. Eso es lo que me hace llorar! Los que un día deciden que la palabra imposible es relativa. Y que con esfuerzo nadie es quien para decirte que tu sueño no tiene cabida.

Me emociono y se me cae alguna lagrimilla con el concepto de la amistad. Porque para mí la amistad es demasiado valiosa. Me emociona compartir algo con un amigo. Sea bueno o malo. Me emociona sentir cerca a un amigo que está muy lejos. Y también me emociona recordarles y echar de menos el presente que comparto con ellos. Qué extraña sensación! Echar de menos el presente!

Me emocionan, y cada día más, las personas de palabra y los ojos sinceros. Una mirada, simplemente una mirada de complicidad es capaz de ponerme los pelos de punta durante un buen rato. Como decía mi abuelo "un hombre vale, lo que vale su palabra".

Me emociona mucho la unidad, el conjunto, el grupo que levanta a un compañero cuando se ha caído. La camaradería. El que tiende una mano y el que arrima el hombro. El "todos a una" y el "estoy para lo que quieras". Las cordadas, las parejas, los equipos y el desinterés. Me emociona un matrimonio sincero, quizás porque últimamente he visto a personas importantes en mi vida pasar por el altar. Y me emocionan, sobre todas las cosas, los abuelos. Su mirada al infinito en silencio. Una mirada que habla en décadas, en amistades, en experiencia, en vida y en paz, sobre todo en mucha paz. O al menos, así debería de ser… Feliz Navidad a todos!!

sábado, 13 de diciembre de 2014

Claire

Soy padrino de una niña llamada Claire. Poco sé de ella porque nació hace menos de un mes. Pero sé mucho de su padre, un gran amigo mío, un hermano, un tío al que quiero. Así es Frodo. Compañero de tantas batallitas que no habría espacio para contar… Además de un gran amigo desde pequeño, Roque es la persona que me invitó un verano con 16 años a Somo, a la casa que alquilaban sus padres en la costa de Santander. Allí pasábamos 2 semanas en bañador y descalzos, comiendo rabas en el "Rompeolas" y tomando nuestras primeras cervezas en el Australian Bar. Soñábamos con olas y despertábamos con más olas. De casa a la escuela, y de la escuela a la playa. Comprábamos morenitos y pipas para comérnoslas sentados en el bordillo del paseo marítimo mientras veíamos a las chicas pasar por delante. Éramos un par de sosos y nunca les decíamos nada, pero cada día pasábamos por la misma esquina. Y así un verano tras otro. Con las americanas del camping y las hogueras de la curva... Llegamos a ir a Somo 8 veranos seguidos. Nos conocían todos los monitores de la escuela y el surfcamp. Dos chavales de Zaragoza que se colaban en los cursillos sin pagar cada día, pero nunca decían nada… Éramos Roque y su colega el de Zaragoza. Qué grandes tiempos, qué increíble lugar… Y qué desayunos nos preparaba Carmen!! Y qué comilonas Roque padre… No había quién se metiera en el agua!!

Ahora Frodo vive en Bilbao desde hace unos años, y comparte su vida con Janire, una bilbaína de pura cepa, y su hija Claire, otra bilbaína de bandera. Aunque pequeños por fuera, grandes personas por dentro. Siempre que he ido me han tratado de puta madre. Con mi sofá cama, mi paseo en la motocicleta heredada y unas cervezas frías en la nevera. A pesar de que vivas a unos cuantos kilómetros, te siento bastante cerca, y prometo en cuanto el curro me de una tregua ir a ver a mi ahijada unos días, y si hace falta meterle en el agua y darle un chapuzón!! porque sé de buena fé que tú hace años que ya solo te mojas donde haces pie… y los dos sabemos que eso solo es posible en la orilla, muy en la orilla…


martes, 18 de noviembre de 2014

Save Canary Islands

Hey, vosotros!! Cabrones del petróleo!! Porqué no dejáis de intentar mostrarnos a todos vuestro poder? Porqué no os medís las pollas a ver quién la tiene más grande en privado? Porqué no cogéis los petrodólares y os los metéis por el culo si es que os caben? Largaos ya de aquí, esto no es una cuestión de Estado, ni tan siquiera de un mercado que estáis destruyendo poco a poco! Quizás porque nunca hayáis pensado el desastre con el que estáis colaborando mamones! Pero cuando vuestros nietos vayan a la playa y quieran ver peces, ballenas o delfines, tendréis que decirles que eso ya no existe, que esos animales pertenecen a los cuentos, y que se extinguieron porque gente como vosotros no quiso evitarlo! Estoy cansado de que nos toméis el pelo! Iros todos a la mierda!



viernes, 7 de noviembre de 2014

Aquí, en la orilla

Con el tiempo te das cuenta de que las cosas hechas con cariño y despacio tienen mucho más valor. Que a veces no tiene ningún sentido correr si no sabes donde está la meta. De hecho llega antes aquel que va andando y disfrutando de cada paso, sabiendo siempre dónde quiere llegar aunque apenas conozca el camino. Muchos corren. Ahora la gran mayoría. Otros, que son pocos, han decidido ir a pie. Y ése es el caso de Gary, un australiano que conocí el otro día en la playa de la Barceloneta, poniendo parafina a su tablón del 77. Era de su abuelo, tócate los huevos…

Gary trabaja a ratos, conforme le van saliendo cosillas. Dice que a diferencia de la mayoría con los que se cruza a diario, él ha decidido vivir, y no sobrevivir. El tío está contento, y me flipa ver cómo se toma su tiempo extendiendo la parafina, como si tuviera todo el día. Mientras, son las 9:30 de la mañana y el pico de Tyson se empieza a llenar como de costumbre cuando hay un metro pasado. Yo aún ando fastidiado de la rodilla así que no me queda otra que ver el baño desde la orilla y hablar un rato con Gary. Lo primero lo hago bastante jodido, lo segundo encantado. Habla un correctísimo español, y sólo lleva 2 años viviendo en Barcelona. También chapurrea algo de catalán y francés. Ha vivido en Biarritz, donde aterrizó hace 5 años, y montó "una garita para shapear tablas". Cobraba poco para lo bien que lo hacía. Y eso que no era de los de chapa y pintura… Más tarde vino a Barcelona porque fue el lugar donde se conocieron sus padres, y él dice que está seguro de que también le "dieron vida" aquí. El tío vive tranquilo, allí mismo, en el barrio de la Barceloneta. Hace lo que le gusta; viaja, vive y surfea… Luchó contra el cáncer y salió! Y desde entonces simplemente VIVE. Y es que efectivamente y con el permiso de Paul Roberts, "Todos los hombres mueren. Solo unos pocos viven"

Nos vemos pronto Gary!